La escolarización, ¿diferenciada o mixta?

29/08/2013

Según un estudio publicado en Science, la separación de niños y niñas en las escuelas genera estereotipos y alimenta el sexismo. Los defensores, por el contrario, insisten en que los resultados académicos son mejores.

Un nuevo estudio publicado recientemente por la revista Science asegura que la separación de niños y niñas en las aulas fomenta el sexismo y refuerza los estereotipos de género entre el alumnado. El artículo, titulado “La pseudociència de l’escolarització per sexes” rechaza las supuestas ventajas que tienen niños y niñas al acudir a  colegios en los que solo se admite un sexo frente a los centros mixtos.

Este estudio aporta rigor científico a un largo número de estudios sobre ambas teorías, a favor y en contra de la segregación. Los primeros constatan que hay evidencia científica para acreditar sus postulados, mientras que los otros aseguran que estos estudios están sesgados.

A favor de la segregación:

María Calvo Charro, profesora de la Universidad Carlos III y presidenta de la Asociación Europea de Centros de Educación Diferenciada (EASSE) se sorprende que el artículo trate de pseudocientíficos los estudios contrarios a la segregación escolar por sexos. Argumenta que en Estados Unidos, país en el que han aumentado este tipo de escuelas gracias a la Administración de Obama, la separación por sexos ha contribuido a que alumnos de barrios marginales condenados al fracaso escolar lleguen becados a la universidad. Por el contrario, la investigación publicada en Science argumenta que normalmente hay buenos resultados a corto plazo por la motivación extra de la novedad, pero pone en duda los mismos resultados a largo plazo.

En España el contexto es muy distinto: la escuela pública es mixta y la gran mayoría de privados o concertados con separación de sexos están vinculados a la iglesia católica, aunque sus defensores atribuyen sus razones a las diferencias cognitivas y nivel de madurez distinto entre niños y niñas y no al motivo religioso.

Teresa Martínez, directora de La Vall, un colegio femenino del Opus en Bellaterra (Barcelona), defiende que la escuela segregada incide en mejores oportunidades para las niñas. “Los datos de las escuelas diferenciadas muestran que las chicas optan a ciencias y tecnologías en un grado muy superior a la media de España. Cuando hay un entorno sin presión de grupo, donde piensa que el otro sexo tiene unos estereotipos, hay más libertad a la hora de escoger áreas de conocimiento que suelen estar vinculados a hombres o mujeres”, asegura.

En contra de la segregación:

Los defensores de la no separación argumentan que el colegio deber ser igual a la vida: mixto. María José Díaz-Aguado, catedrática de Psicología Educativa de la Universidad Complutense y experta en temas de igualdad y convivencia plantea que la escuela diversa, “la que representa el tipo de mundo donde los niños van a vivir”, “es el mejor contexto educativo”. Asegura también que cuanto más heterogéneo sea un contexto (cultura, religión, género, etc.) más probabilidad hay de que surjan conflictos, pero en un marco adecuado, los niños deben aprender a resolverlos.

En un estudio que publicó en la revista Psicothema concluye que ni siquiera en los resultados académicos, el supuesto punto fuerte de la educación diferenciada, hay suficientes investigaciones que demuestren una mejora con respecto a la mixta. “Es el tema más analizado en este tipo de estudios”.

El 53% de los que miden efectos a corto plazo concluyen que no hay diferencias significativas, frente al 35% de los que encuentran ventajas a la educación diferenciada, y el 2% a la mixta. A largo plazo, el 75% de los estudios no encuentran diferencias entre los dos tipos de escuela, detalla en el artículo.

Como conclusión, el estudio señala que la separación por sexos no hace más que aumentar los prejuicios existentes y la inequidad.

Referencia bibliográfica:

 Segregar por sexo no es ciencia, es prejuicio. El País. [acceso el 27 de agosto de 2013]

Anuncios